lunes, 16 de junio de 2008

VERTIGO – YOUNG LIARS # 03 y 04

Con el título de A HARD-KNOCK LIVE (Una vida de duros golpes) nos llega el tercer capítulo de YOUNG LIARS un trepidande número que parece mentira con todo lo que hay en él tenga sólo 22 páginas.
Comenzamos con el final del flashback del capítulo anterior, en el que Danny está completamente desesperado e intenta realizar sus SUICIDE DREAMS. Volvemos seguidamente al bar del #01 justo cuando la policía hace su aparición para ver como éstos tampoco se salvan de ser atacados por Sadie. Se desata un gran tumulto y Danny consigue huir con ella, pero la chica se niega a dejar a sus amigos atrás. De manera que vuelven a por el travesti Donnie (que ha caído de una sobre dosis) y a por el resto del grupo. Pero al salir se topan con el punk con el que se pelearon en el primer número y sus amigos poco “amigos”. Aunque estos locos no son nada comparados con los Pinkertons (detectives / asesinos) enviados por el padre de Sadie para que encuentren a su hija por todos los medios. Continúa la enloquecida huida entre tiroteos y atropellos con camión, pero nuestros amigos han de llegar al hospital para salvar a Don. Es allí donde nuevamente son encontrados y Danny ha de apretar el gatillo para proteger a Sadie. Es entonces cuando la idea de Truman Runco de ir a España a buscar un tesoro se vuelve de lo más lógica.BEEDSHEETS AND BLOODSTAINS (Sabanas y Manchas de Sangre), el #04, transcurre en un lujoso transatlántico. Seguramente nuestros seis protagonistas optan por esta vía al estar menos vigilada, no olvidemos que Danny está buscado por la policía a causa de lo ocurrido en el número anterior. Este es un número con mucha menos adrenalina pero donde afloran las mentiras entre los protagonistas, así vemos que ni siquiera es cierto lo que se le ha contado al lector. La intrincada trama de verdades / mentiras, así como de lealtades y traiciones (Runco resulta ser el culpable de una muy importante), se fusiona con el trasfondo de la primera relación sexual entre Danny y Sadie. Finalmente, cuando nuestro grupo abandona el barco tras descubrir que había Pinkertons infiltrados, vemos que se han causado graves heridas en la amistad entre Danny, Sadie, Donnie, Ceecee, Annie X y Runco.
Para mí, el arranque de la serie está siendo increíble. David Lapham desde el principio está marcando un ritmo de sucesos vertiginoso que no parece decaer. La colección tiene personajes muy bien definidos, acción, emoción y misterios. Todo muy bien montado y planteado. Porque YOUNG LIARS es juergas, historias de amor al límite y muchos excesos varios; pero también vemos sentimientos (amor, odio, envidia, devoción…) que hace que la colección no sea nada fríbola. El dibujo también está cuidado, los ambientes descritos son muy creíbles (tanto el cutre bar rockero de lavabos con charcos de orina; hasta el lujoso pero hortera transatlántico pensado para lunas de miel pasteleras y jubilados) y la definición gráfica de los personajes está genial (la anoréxica Annie X da escalofríos).
Como punto en contra yo destacaría una trama algo floja. Los personajes se interrelacionan fantásticamente y las escenas son muy coherentes, pero falta un hilo conductor más definido que aporte una historia más sólida.
Aún y así, la colección para mí está siendo arrolladoramente espectacular. Aquí tenemos al David Lapham de siempre, demostrando por fin que también se pueden hacer grandes historias en el Mainstream.
“Aquello fue lo más difícil que hice en mi vida. Fue el día que supe que era lo suficientemente duro para hacer cualquier cosa. El día que supe que podía alcanzar mis sueños.”Danny Noonan.