miércoles, 18 de junio de 2008

VERTIGO – VINYL UNDERGROUND# 08 y 09 (theMARRIAGEofHEAVENandHELLpartONEandTWO)

Estupefactos quedan nuestro singular equipo de investigadores al ver aparecer una nueva víctima. O se han equivocado o no han llegado por completo al fondo del caso.

THE MARRIAGE OF HEAVEN AND HELL (El Matrimonio entre el Cielo y el Infierno) es básicamente una continuación de la trama anterior. Mozz, Leah, Abi y Perv continúan la investigación hasta dar con los verdaderos culpables: el Profesor de literatura Inglesa Marshall Canvendish (experto en William Blake), Stephen Chapell (Químico y delincuente sexual condenado por pedofília) y Helen Barbworth (Doctora e Investigadora). La trama se complica más todavía al haber de trasfondo macabros experimentos con drogas de diseño persiguiendo el objetivo de convertir al ser humano en sumiso hasta en las más extremas circunstancias.
De modo que tras descubrir el horror que había tras las muertes, Morrison y los suyos consiguen encargarse de dos de los miembros, pero la siniestra doctora consigue escapar. Visiblemente implicados, todos se comprometen a no detenerse hasta que la última culpable reciba castigo.
De esta forma se cierra en principio la trama que nos ha ido acompañando desde el #06 y que ha resultado ser una dura historia que en el fondo habla de que todavía hoy en día sigue existiendo algo muy parecido a la esclavitud con lo horrible de esta situación.
Sin abandonar un dibujo con personajes guapos y esveltos, el punto fuerte del apartado gráfico es la buena ambientación de los escenarios y lo oscuro que pueden llegar a ser algunas escenas en ocasiones. Aún y así en el trabajo de Simon Gane sigue primando la espectacularidad y la no demasiada expresividad en sus personajes.
Por otro lado, Si Spencer nos presenta una buena historia, esta vez conducida de una manera más fluida y lógica. Pero al guión le encuentro el mismo problema que al dibujo: los personajes. Rozando ya la decena de números seguimos teniendo personajes demasiado planos, muy unidireccionales y superficiales. Tal cosa contrarresta a unas tramas muy interesantes y le añaden a la colección mucha frivolidad.
Creo que esto es lo que habría que arreglar para que VINYL UNDERGOUND pasase de ser una serie resultona a una gran colección.
“Es demasiado… Demasiado amor… Demasiada luz…”- Marshall Canvendish, tras su último ritual.