jueves, 26 de junio de 2008

DARK HORSE –Neil Gaiman’s: The Facts in the Case of the Departure of Miss Finch

Es en esta ocasión de la mano de DARK HORSE (Editorial poco tratada en este blog, no hace falta decirlo) que nos llega el por ahora último trabajo de NEIL GAIMAN para el mundo del cómic.
*”Los Hechos en el Caso de la Partida de Miss Finch nos cuenta una historia de misterio y fantasía vestida de cotidianidad y maquillada de realismo.
Un escritor del que nunca se dice el nombre pero que es caracterizado como Gaiman (además en un momento de la historia confiesa conocer a Alice Cooper, así que blanco y en botella…) queda con un viejo amigo casi por compromiso, a la velada también se sumarán la mujer del amigo así como una desagradable invitada de la familia a la que todos apodan sin que ella lo sepa Miss Finch. Los cuatro protagonistas asistirán a un misterioso espectáculo de circo en el cual a medida que se van sucediendo los actos éstos se van volviendo más siniestros y macabros. Sin estar seguros de si lo que están viendo es realidad o puro espectáculo, los espectadores asisten atónitos a los actos hasta llegar al gran final. Es este acto final, un espectador tendrá la increíble suerte de que sus deseos se conviertan en realidad.
Casualmente, la elegida es la detestable Miss Finch, que desaparece sin dejar rastro para siempre. Y al final de acto encuentran a una misteriosa mujer, acompañada de unos animales que ya no existen y con una actitud imposible para la arisca acompañante forzosa.
Y aturdidos además de desconcertados, nuestro escritor y la pareja de amigos intentan encontrar lógica a todo lo sucedido. Al final creen que nadie les creerá y deciden no hablar a nadie de aquella extraña y singular noche.
Al igual que sucediera con otros trabajos del autor como NEVERWHERE o MISTERIOS DE UN ASESINATO, este cómic fue antes un relato en prosa. Publicado en la edición inglesas de SMOKE AND MIRRORS (Humo y Espejos – NORMA EDITORIAL 1999), el relato toma ahora forma en viñetas ilustradas por Michael Zulli.
Aunque en un principio no lo pueda parecer, la historia es magicamente evocadora. Se nota que fue escrita en una época en que el autor estaba en un gran momento. Gaiman le otorga al guión todos aquellos elementos que le han hecho famoso y admirado por sus fans (personajes creíbles, cotidianidad, realismo y magia desbordante que cambia el mundo en un instante…) convirtiendo la obra en una agradable lectura, aunque para nada imprescindible.
Por porta parte, no tenemos al Zulli preciosista de El Velatorio de Sandman, se trata más bien de un dibujo sí perfilado pero al que el color con acuarelas distorsiona y afea el resultado final. Tal vez el uso y no abuso de esta técnica en alguna página podría haber quedado bien, en todo el cómic definitivamente queda demasiado manchado y sucio.
Mi valoración personal, como más de uno habrá notado, es que se trata de un cómic recomendable. Tenemos a dos grandísimos autores pero trabajando a un nivel de calidad tirando a bajo, por lo que el cómic es interesante aunque no una obra maestra. Yo también le reprocharía a Gaiman que últimamente sólo veamos trabajos suyos exclusivos en cómic del nivel de ETERNALS o 1602. Podría volcar un poco más de talento en el género que a fin de cuentas le consagró.