lunes, 3 de marzo de 2008

IMAGE – THE MICE TEMPLAR # 1 A 3.

Esta es la historia de un mundo pequeño, habitado por seres pequeños, aunque no es ni mucho menos una historia pequeña. THE MICE TEMPLAR nos cuenta las aventuras de Karic y de los supervivientes de Criket’s Glen. Tras ser el pueblo arrasado por las fuerzas del Imperio dominante, la mayor parte de los habitantes supervivientes son apresados y probablemente serán usados como esclavos cuando lleguen a la capital. Karic, que tal vez sea aquel que la profecía calificó como el salvador de su pueblo y el derrocador del régimen opresor, emprende la gesta de salvar a los suyos. Para ello deberá aprender a luchar como los míticos Mice Templar, la legendaria orden de guerreros largo tiempo extinguida. Suerte que cuenta con la ayuda del Dios Wotan (creador de todas las cosas), así como de su mentor Pilot, antiguo miembro de la orden.
Vista así, podría decirse que nos encontramos ante la típica historia de Espada y Brujería. Sí es cierto que en estos 3 números hemos visto Guerreros, brujas y villanos, pero hay un detalle que hace original a serie: Como si de una fábula se tratase, sus personajes son ratoncitos, ratas, búhos y demás criaturas cotidianas del bosque.
La historia parece que va a ser larga y ambiciosa, porque sus creadores han ideado una rica mitología alrededor de la colección.
A cargo del guión se encuentra BRYAN J.L. GLASS y dibujando está MICHAEL AVON OEMING (Colaboradores en MAGICAN: APPRENTICE o QUIXOTE NOVEL). Juntos presentan una historia original por sus protagonistas, pero muy definida dentro del género de fantasía heroica, del que parece que no va a salir en ningun momento. El dibujo de Avon Oeming tendría que ser más cuidado de acuerdo con lo ambicioso que es el proyecto; ya que el diseño de los personajes está muy bien pero hay ocasiones en el que el dibujo parece haberse hecho de forma demasiado rápida sin cuidar el acabado.
Resumiendo, en líneas generales la trama es interesante e invita a ser seguida gracias a sus dosis de emoción y aventuras; pero entre un guión poco estructurado y un dibujo no demasiado bien acabado la serie no termina por convencer. “-Semanas vagando, Pilot. Y no soy mejor espadachín que cuando empecé.
-Entonces, menos mal que no utilizo tus ojos para asesorar nuestros progresos.”

–KALIC Y PILOT (MICE TEMPLAR #03)