lunes, 23 de marzo de 2009

CHANNEL ZERO, JENNY ONE, THE COURIERS Y SUPERMARKET: EL BRIAN WOOD MAS INDY

A lo largo de su carrera, el artista Brian Wood ha desarrollado casi toda su obra en Editoriales Pequeñas, también llamadas independientes. La producción de este autor, como veremos en los comics hoy reseñados, se ha movido entre grandes obras imprescindibles y meros divertimentos frívolos.
CHANNEL ZERO:
Este trabajo se publicó en 1997 en Image Comics cuando Wood todavía no había ni terminado sus estudios en la academia de arte. Posteriormente la miniserie sería reeditada en un volumen por la editorial AiT/Planet Lar, en 2000. A mediados de los noventa el autor ya residía en Nueva York. Fue presenciar la represiva situación que vivía la ciudad lo que le empujó a crear este proyecto repleto de denuncia social. Wood tan sólo se limitó a extrapolar a todo el país lo que él veía un día tras otro en su ciudad.
La historia nos presenta a Jennie 2.5, una artista de vanguardia que decide actuar cuando el Gobierno decreta The Clean Act (El Acta de Limpieza), un paquete de medidas ultraconservadoras que imponen un férreo control social. La protagonista se convierte en una activista que se pasa a la ilegalidad emitiendo un programa de TV pirata donde se difunde la realidad de la situación por la que pasa el país. En una sociedad en la que los medios de comunicación están controlados por el estado, tal acto se considera altamente peligroso. Por lo que tras varias emisiones Jennie es capturada y obligada a exiliarse a Europa.
La obra cuenta de dos actos bien diferenciados. La primera fase narra los actos cometidos por la protagonista, que finalizan con su condena al exilio. En la segunda fase vemos como, transcurrido un tiempo, Jennie 2.5 ha inspirado todo un movimiento de agitación juvenil que interpreta la figura de la artista cada cual a su modo. Así mismo, mientras conocemos a estos nuevos activistas, encontramos en voz en off una entrevista a la propia Jennie donde comenta sus impresiones sobre este fenómeno. Ambas partes están separadas por un relato en el que descubrimos a un Cleaner (Limpiador), que no es otra cosa que un funcionario que se dedica a asesinar insurgentes por orden del gobierno.
CHANNEL ZERO está dibujada por el propio Brian Wood con una fuerza impactante. Realizada íntegramente en blanco y negro, el autor sabe disimular perfectamente sus flaquezas narrativas englobando el dibujo en un sucio y oscuro estilo urbano, arriesgando con una mezcla de dibujo y fotocopia. Las páginas están igualmente enriquecidas con anuncios y flyers que se pasean por la obra como si se tratara de un fanzine contestatario.
En cuanto al guión, encontramos un cómic subversivo y combatiente propio de un joven inconformista. Otro punto a destacar es el alto nivel de lenguaje tecnológico que emplea, donde se demuestra una eficaz labor de documentación.
Aunque el trabajo queda redondo y consigue el objetivo de publicitar rebelión hacia el Stablishment a la vez que nos describe un universo rico y muy bien planteado; CHANNEL ZERO se delata como un trabajo primerizo al analizar su estructura. El ritmo de la obra experimenta un cambio demasiado brusco entre la primera y la segunda parte. Se rompe la conexión interna de la lectura, mientras que al comienzo leemos una historia de intriga a ritmo intenso, al final este trabajo se convierte casi en una tesis o un comic documental, sin prisas y concienzudo.
Pasados unos años, Brian Wood publicó una precuela llamada CHANNEL ZERO JENNIE ONE (AiT/Planet Lar, 2003). El autor no tiene inconveniente en reconocer que creó esta continuación especialmente para la dibujante Becky Cloonan. Por aquel entonces, la artista era una joven de 21 (10 años menor que Wood), deseosa de plasmar en un trabajo toda su fuerza y rebeldía. De paso, el guión pudo seguir denunciando la represión establecida en unos EEUU post 11-S.
Su argumento narra la adolescencia y juventud de Jennie 2.5, ahora sabremos de los acontecimientos que llevaron a la chica a convertirse en el personaje que conocimos en CHANNEL ZERO. Además, aquí vemos como se gestan diversas situaciones vigentes posteriormente.
Aunque intenso y personal, el dibujo pierde el tono collage que Wood imprimió en la obra precedente. Por el contrario, la narrativa gana mucho siendo más compleja y variada. En general, esta precuela no aporta nada que no se contara en la obra anterior, pero se disfruta igualmente porque en esta ocasión Brian Wood cuenta con un dibujo menos conceptual pero más completo. Además, el autor ha madurado como guionista y el ritmo de la narrativa es más constante y natural, sin los cambios bruscos de los que he hablado más arriba.
El proyecto se dio por concluido con la publicación de PUBLIC DOMAIN: A Channel Zero designbook, obra conceptual del arte gráfico empleado.
Opino que en conjunto ambas obras son un muy buen material que interesará al fan del guionista de Vermont, especialmente a los amantes de DMZ. Porque estos cómics son en mi opinión el banco de pruebas del que se sirvió Wood para luego crear la genial colección de VERTIGO.
Son muchos los puntos en común entre los dos trabajos. En ambos casos una sola persona se encuentra informando a los medios de comunicación sobre la dura situación que vive una zona duramente castigada por el poder establecido. En ambas obras se hace un scanner profundo de la sociedad desde el punto de vista del ciudadano de pie. Además, los dos comics imprimen una fuerte denuncia tanto al ejército como al sistema político.
Todo el que quiera conocer de dónde surgió DMZ, que no se pierda CHANNEL ZERO.
THE COURIERS:
Este proyecto contó con tres volúmenes publicados en AiT/Planet donde se nos presentaba a Special y Moustafa. Esta pareja de chico y chica son amigos que trabajan juntos como Correos. Sus labores consisten en entregar los más peligrosos envíos sin tener porqué respetar la ley. Sus temerarias misiones frecuentemente les obligarán a abrirse paso a tiros entre mafiosos, traficantes y demás fauna de los bajos fondos. Como hemos dicho antes, se publicaron tres tomos, todos ilustrados por Rob G:
The Couriers (2003), donde Special y Moustafa deben proteger a una tierna niña de un implacable comando del ejército chino.
Dirtbike Manifesto (2004), que narra cómo nuestros protagonistas abandonan la metrópolis y se trasladan a la América rural para vengar la muerte de un compañero.
The Ballad of Johnny Funwrecker (2005). En esta ocasión, descubriremos el origen de ambos personajes y cómo llegaron a conocerse, pasando por el entrenamiento que recibe Moustafa por parte de Special, o como se rebelan contra el mafioso para el que trabajaban y se vuelven freelances.
Se trata de cómics trepidantes a nivel tanto de dibujo como de guión. Sin embargo, servidor recomienda que nadie comience a conocer a Brian Wood con este material, ya que no entenderá el porqué de su buena fama. Así es, las historias de THE COURIERS son un mero divertimento completamente prescindible. Son tres comics muy divertidos y espectaculares, pero se trata de un material muy ligero, de escasa profundidad y perfectamente descartable.
SUPERMARKET:
En esta ocasión se trata de una miniserie de 4 números para la Ed. IDW en 2006. En una línea ligera y despreocupada similar a THE COURIERS, el autor trata la historia de una chica la cual descubre tras la muerte de sus padres que estos formaban parte de organizaciones criminales enfrentadas. La miniserie narra la trepidante persecución a la que esta jovencita es sometida por parte de la Yakuza japonesa y la mafia sueca del porno. A cargo del dibujo encontramos a Kristian Donaldson, que aporta un arte juvenil y cool, aunque con una narrativa discreta.
Parece mentira que Brian Wood firmase un material tan superficial y de poca sustancia mientras en VERTIGO estaba deslumbrando con la contundente DMZ. Por no decir que de igual manera ya había estrenado la fantástica LOCAL. Pero así es, como autor con muy diversas influencias, este guionista también ha presentado obras en las que exploraba gustos menos refinados y más mundanos.
Y así termino. Espero poder seguir ofreciendo en el futuro más repasos a las obras menos conocidas de un gran autor tan querido en este blog.

6 comentarios:

Jessica Jones dijo...

Pues mira que mi supermarket me gusto muchisimo, eso, si lo vi como lo que es un simple divertimento.

Aun no se que pasa con este autor que nadie se lanza a sacar sus obras, por lo menos las mas famosas como demo y locals.
En fin .....

Raúl Martin dijo...

Lo que quería decir es que cuando se publicó SUPERMARKET ya estaba publicando cosas tan buenas como DMZ o LOCAL. Y claro, no hay comparación en la calidad. No digo que Supermarket sea mala, pero sí sencilla.
Respecto a la publicación de sus obras, a ver si NORTHLANDERS arrasa en ventas (todo el mundo dice que la va a comprar) y se arriesgan con cosas menos conocidas.

Anónimo dijo...

Raul
se q te gusta david Lahpan.

sabes algo de su proyecto para el sello wilstorm?

aqui he visto la noticia:
http://www.normaeditorial.com/blogusa/

sparta se llama.

Raúl Martin dijo...

Anónimo,
No hay casi nada de SPARTAN. Ni siquiera Lapham ha comentado mucho en su foro.
La trata girará alrededor del mundo del futbol americano, pero no sabemos fechas de publicación. Sólo que será en 2009.
Si llegado el momento puedo leer el comic, lo reseño en el blog seguro.

Legión dijo...

Conocí a este creativo a través de Demo, obra que en su tiempo me fascinó.
Disfruté igualmente su Local y Supermarket; además de que no me pierdo DMZ y Northlanders.
Esta reseña me ha sido muy útil Raúl, ignoraba que más había escrito, ahora le daré caza a dicho material.

Raúl Martin dijo...

Me alegro de haberte ayudado, LEGION. Como se suele decir, aquí estamos para lo que haga falta.
Un saludo.