miércoles, 27 de febrero de 2008

VERTIGO – NORTHLANDERS #3 (THE DROVER LADS)

Aquí tenemos de vuelta al vikingo Sven, continuando su lucha por recuperar el legado que el malvado tío Gorm le ha arrebatado. En este episodio vemos como nuestro salvaje protagonista por fin descubre un punto débil de su odiado tío: la superstición.
De manera que decide actuar en consecuencia y se hace pasar por una criatura demoníaca al vestirse con sangre y restos de un ciervo muerto. Descubrimos que Sven ha encontrado una aliada en la arquera que vive solitaria en los páramos. Tampoco pasa las noches en soledad, ya que retoma una vieja relación con Thora, un amor de la infancia que no para de suplicarle que cuando se marche la deje acompañarla. Así que Sven está optando ahora por la sutileza, utilizando tácticas de guerrilla sin dejarse ver abiertamente. Gorm y sus aliados comienzan a ponerse nerviosos, el Northlander recién llegado está empezando a ser más difícil de manejar de lo esperado…
Nos encontramos en este # 3 con una trama sencilla y lineal que sirve para darnos cuenta del crudo entorno de los personajes. El guión va desplegando sus piezas sobre el escenario sin prisa, entre paisajes fríos, luchas sangrientamente explícitas y algo de sexo de alcoba.
De nuevo el guión y dibujo, a cargo de Brian Wood y Davide Gianfelice respectivamente, nos presentan un cómic rápido y ágil, de una belleza muy particular, donde los autores parecen tener muy claro lo que tienen que hacer. Brian Wood, el nuevo descubrimiento estrella de VERTIGO, da la impresión de estar encajando a la perfección con el espíritu del sello. Creo que tanto guionista como dibujante están consiguiendo desarrollar una buena colección mes tras mes. A casi la mitad del primer arco argumental, NORTHLANDERS apunta maneras