martes, 19 de agosto de 2008

VERTIGO - Fight for Tomorrow (Brian Wood y Denys Cowan).

Brian Wood tenía 30 años cuando se publicó en 2003 esta miniserie de 6 capítulos. Habían pasado 5 años desde sus comienzos en Image Cómics. Al poco tiempo (a finales de 2003) publicaría su miniserie DEMO, obra realizada junto a Becky Cloonan con la que obtendría bastante reconocimiento e incluso dos nominaciones a los Eisner. Entonces, ¿porqué Fight for Tomorrow parece un trabajo primerizo y previsible?
La miniserie reeditada por Vertigo en febrero de 2008 nos cuenta la historia de Cedric, un joven huérfano con una desdichada infancia que malvive gracias a las luchas clandestinas en las que participa. Pero es gracias a sus cotidianas visitas a un templo oriental que va conociendo a una serie de personajes que le apoyan a la vez que hacen más llevadera su desdicha. Es así como vamos descubriendo un pasado del personaje trascurrido en condiciones de semi esclavitud donde era obligado a luchar con otros pobres chicos como él.
Poco a poco la trama se va adentrando en el mundo de los bajos fondos en el que aparece la explotación infantil y el comercio de niños. Y Cedric termina convertido en un vengador que lucha para salvar a estos niños.
En la trama no faltan los amores perdidos, los enemigos del pasado que regresan y el sacrificio del héroe. De manera que leyendo la miniserie nos vienen a la mente cantidad de referencias tanto a cómics como sobre todo al cine (y no de excesiva calidad).
En el apartado gráfico encontramos a Denys Cowan y a Kent Williams. Éste último era un habitual del sello desde hacía tiempo por aquel entonces. Por otra parte, Cowan obtuvo gran éxito un tiempo antes con la genial The Question, serie la que trabajó junto a Dennis O’Neil. The Question era una colección en la que también tenían mucho protagonismo las artes marciales y se nota que Cowan emplea lo aprendido en ella para este trabajo. Tal es la referencia que durante una lucha un personaje femenino parece la mismísima Lady Shiva. Pese a su experiencia en las artes marciales, no se puede decir que Denys Cowan caracterice demasiado a los personajes, resultando en ocasiones confuso distinguir a los contrincantes en las escenas de lucha.
Respecto al guión, Biran Wood no me parece que nos ofrezca su mejor trabajo. El personaje protagonista es muy plano y no está muy definido, haciendo que el lector no se identifique ni se interese demasiado en sus constantes penas. Por otro lado la historia arrastra demasiados tópicos y unos giros arguméntales muy previsibles.
Como fan de Wood y recién iniciado recolector de toda su obra, esta miniserie tiene la gracia de ver cómo escribía en autor hace un lustro. Pero la calidad es mediocre, en el mejor de los casos. Entonces, ¿porqué reeditarla? Seguramente porque Vertigo está dispuesta a aprovechar la popularidad de esta nueva estrella del sello. Tal vez por eso también ha reeditado DEMO antes de que sus creadores publiquen una secuela el año que viene. No es por pensar mal, pero lo que es seguro es que la obra no ha sido reeditada por su originalidad.
“Todas estas vidas partidas y destruídas. Tengo el poder de eliminar el proceso que causó todo esto. Hacerlo no es ni mucho menos insignificante. De hecho, es una lucha por el mañana… Por toda una vida de mañanas.”-Cedric.