viernes, 18 de enero de 2008

VERTIGO - NORTHLANDERS #01 Y 02

Yo defiendo la gran ciudad [Constantinopla], camino por sus baldosas y veo las culturas del mundo. Y bebo su vino y me follo a sus mujeres. Veo la marcha de la civilización, y me he ganado mi lugar en ello.
Aquí arriba, en este oscuro rincón de las tierras del norte (“northlands”) se sientan en la mierda y arañan la vida en un suelo helado.
SVEN DE ORKNEY.

NORTHLANDERS es la nueva serie regular de Brian Wood y Davide Gianfelice. La historia nace en las turbias aguas de Constantinopla, en el año 980 D.C. Sven es un cabecilla mercenario al servicio del Imperio que recibe la noticia de que su padre, señor de Orkney, ha muerto en una refriega. Sven, que como habréis leído en la cita de más arriba no tiene demasiado cariño a su tierra, sin embargo decide volver a reclamar el oro que según él, se le debe como heredero.
Cuando Sven regresa a las Orkney Islands (en la punta norte de Escocia), se encuentra con un pueblo desolado y pobre, que está siendo duramente dominado por su tío, el caudillo Gorm. Tras la primera audiencia con Gorm, Sven se da cuenta que no va a ser fácil reclamar su oro y volver a Constantinopla a vivir a cuerpo de rey. La cosa empeora tras el encuentro con Ivarsson, un antiguo vecino que le relata como el padre de Sven murió haciendo pillaje para comprar hombres con los que frenar el auge de su tío; y que su madre se suicidó para no estar a la merced del déspota. Así es como un Sven ebrio de cólera comienza a buscar aliados para derrocar al odiado de su tío.
De manera que se trata de una serie de vikingos, ambientada muy inteligentemente en una época fascinante de la historia (Siglo I, justo antes de las cruzadas, en una Europa convulsa), que puede dar mucho de sí. Wood nos está ofreciendo un historia clásica, de herederos y usurpadores de poder, pero con unos personajes muy realistas y nada típicos. El tono de la serie es sosegado pero no se hace pesado por ahora, de manera que leer un número resulta más bien corto.
En cuanto al dibujo, Davide Gianfelice (Milan 1977), nos ofrece un dibujo tosco, de personajes desfigurados y rasgos profundos. Un dibujo muy acorde con el tipo de historia que se narra, donde las imágenes te transmiten el frío intenso y la desolación de las tierras áridas donde está ambientada.

Por ahora NORTHLANDERS me está gustando, las posibilidades que una historia como esta nos puede ofrecer son muy amplias, ya que el marco escogido es muy bueno. Por supuesto que es pronto para decirlo, pero puede que nos encontremos ante una gran serie.

1 comentario:

Héctor dijo...

La tengo por ahí, esperando a ser leída, pero aún no he sacado tiempo. Pero tal y como la pones tiene buena pinta, a ver sino me decepciona.