viernes, 12 de diciembre de 2008

VERTIGO – DMZ # 35 y 36: THE ISLAND (La Isla)

No hay nada mejor que unas vacaciones. Tras el duro proceso electoral de THE BLOOD IN THE GAME, Matt Roth se merece un descanso más que nadie. Para ello se dispone a pasar unos días en Staten Island, un lugar que se ha convertido en una verdadera “isla” de paz donde parece haberse instaurado una sorprendente fraternidad entre ambos bandos. Por desgracia, la desaparición de una incómoda arma biológica hace que afloren los más viscerales instintos que existen en una guerra.
A grandes rasgos, este es el argumento del nuevo arco argumental de DMZ. En esta ocasión la historia se ha reducido a dos números que sirven para mostrar una realidad diferente a la vista hasta ahora donde se intenta dar un paso hacia la comprensión de las dos posturas enfrentadas en la contienda. Por desgracia la situación no acaba demasiado bien y no encontramos con uno de esos finales inciertos e incómodos que tanto acostumbran a aparecer por esta colección.
Brian Wood cambia la pauta en estos dos números, el guión está igualmente repleto de giros inesperados y deja al lector con la sensación de no saber hasta qué punto de crueldad puede alcanzar. Pero en esta ocasión el guionista nos presenta al soldado raso, al combatiente de primera línea que no tiene para nada la misma percepción del conflicto que el mando que contempla la situación desde su puesto de inteligencia.
Otro detalle curioso es la práctica ausencia de nombres, de esta manera se generaliza y sólo quedan los bandos y los rangos (tampoco no demasiado definidos). Opino que es muy bueno para la serie que su autor siga experimentando con los medios a su alcance y aportando nuevas maneras de expresar sus ideas.
En la parte gráfica Burchielli se toma un descanso y entra Kristian Donaldson (Supermarket, Fallen Angel). Tras anteriores colaboraciones con Wood, este ilustrador no abandona el tono cool de la serie pero cambia la estética con un dibujo más limpio y aséptico. Los soldados lucen una imagen ambigua que roza en algunos momentos lo gay (chicos jóvenes con peinados fashion, torso desnudo, miradas penetrantes… aunque puede que todo sean imaginaciones de mi mente sucia); pero cuando la historia requiere crudeza y escenas sórdidas cumple airosamente de igual manera.
Para mí aunque Donaldson no está a la altura de Burchielli o de otros de los habituales del autor, resulta ser una buena elección, efectiva y cumplidora.
Al cargo de las portadas damos la bienvenida a John Paul Leon, cuyo trabajo no rompe en nada la estética aportada hasta ahora por las ilustraciones de Brian Wood.
¿Y qué viene después? A continuación nos encontraremos con el arco de 4 entregas WAR POWERS, donde regresa Riccardo Burchielli para dar más guerra.
Tras leer historias como esta The Island me da la impresión que con DMZ tenemos buenos momentos de lectura para mucho tiempo.“Así que un día simplemente enviamos un poco de droga y un par de tíos en una zodiac a decir EY, ¿QUÉ PASA?”- Mando del Destacamento de Staten Island.