domingo, 4 de mayo de 2008

LA ESTRELLA DEL DESIERTO

Una de mis compras del Salón del Cómic de Barcelona de la que me gustaría hablar es LA ESTRELLA DEL DESIERTO (EDICIÓN ABSOLUTE). Soy seguidor de la obra del dibujante belga Enrico Marini (GIPSY, RAPACES, EL ESCORPIÓN), las ilustraciones de esta megaestrella de la Bande Dessiné me encantan y además me suelen gustar los proyectos en los que se forma parte, ya sean futuristas, de género negro, género histórico…
LA ESTRELLA DEL DESIERTO (L’ Étoile Du Desert) Es un western con guiones de Desberg y dibujo del citado Marini que tiene como absoluto protagonista a Matt Montgomery, un funcionario de alto rango del gobierno de EEUU. A este hombre entrado en años (con una imagen muy parecida a Sean Connery) le cambia la vida cuando una noche regresa a su casa de Washington y descubre que han asesinado y violado a su mujer y su hija. A partir de ese momento emprende un viaje en busca de los asesinos de su familia que le llevará a abandonar el orden civilizado de la capital para dirigirse al salvaje oeste, un lugar atroz y primigenio donde apenas se nota el concepto de ley o de orden. En 1870, allá donde se dirige nuestro protagonista se está construyendo el ferrocarril, y como veremos a final de la historia, este detalle resulta siendo el motor de toda la trama. Como toda buena historia del género, su desenlace está repleto de muertes, tiroteos y venganzas.
El tomo nos cuenta una aventura muy lineal, con personajes definidos por Desberg lo justo para cumplir su función de buenos, malos y víctimas. El tono adulto lo pone, además de los desnudos y el erotismo que siempre acompaña a Marini, la descripción de unos ambientes cada vez más sórdidos a medida que el personaje se aleja de la civilización. Tal cosa revela el origen europeo de la obra, donde hay la sana costumbre no idealizar.
Por otra parte, el Absolute va acompañado de un artículo donde, junto con fantásticos bocetos y algún que otro material de archivo de la época, se nos pone en situación del background del álbum.
Y es que resulta que leyendo en artículo sabemos que tanto Matt Montgomery como el resto de los personajes principales existieron. De manera que nos damos cuenta que la historia está perfectamente documenta y se nos da argumentos para demostrar que posiblemente pudo ocurrir de una manera muy parecida.
Por lo tanto, aquí queda la recomendación de este álbum para el que quiera disfrutar de un buen dibujo, una aventura entretenida no muy compleja pero sí muy bien ambientada y documentada, así como un western atípico y visto desde el punto de vista europeo.
“Ya sabe… Los tipos como él son indispensables para la construcción de la línea férrea. Siempre con sus juegos y sus prostitutas, a ellos les debemos realmente que se mantenga el orden entre los trabajadores de la compañía. Sobre todo si esperamos llegar un día a Santa Fe. – Barman de un salón de Topeka.