lunes, 2 de febrero de 2009

VERTIGO – THE UNKNOWN SOLDIER (#01 – 04)

El pasado octubre daba inicio la nueva andadura en VERTIGO de Unknown Soldier, una apuesta rompedora y arriesgada que ha conseguido destacar desde el principio dentro del sello.

El nuevo Soldado Desconocido es el Dr. Lwanga Moses, nacido en Uganda pero residente en EEUU desde los 7 años. Este doctor recibe una donación y decide trasladarse a su país natal junto a su esposa (también médico) a montar un hospital para los afectados por la guerra civil que asola el estado. Allí queda desolado al comprobar la miseria, la violencia y la asfixiante forma de vida a la que la población es sometida. Y lo peor de todo es que los actos más crueles (asesinato, pillaje, secuestro, violación…) son cometidos por niños soldado tan víctimas como el resto.
Ante un panorama tan difícil de asimilar para un occidental, el lado salvaje del doctor se despierta y lo convierte en la personificación de la rabia y la venganza.
Que todo el mundo se imagine lo contado arriba de la forma más realista posible porque eso es lo que van a hallar en esta serie. Estoy hablando de niños matándose entre sí, cometiendo violaciones y siendo asesinados por el protagonista.
Pocas veces desearía más que lo contado en un comic fuera ficción que en esta caso; pero por desgracia lo que en esta serie encontramos es una realidad que puede incluso ser más suave que los acontecido ocurridos en esa parte de África.
El alma de la serie es el guionista Joshua Dysart, que comprobó parte de lo contado aquí por sí mismo en un viaje a la zona afectada. El autor regresó tan marcado por lo vivido que sintió el fuerte deseo de contarlo de un modo u otro, y ahora ha tenido la oportunidad.
A cargo del dibujo se encuentra Alberto Ponticelli, otro gran talentoso artista italiano desconocido por el gran público. Ponticelli consigue hacer real las miserias narradas a la vez que no maquilla en absoluto las escenas. Si el guión pide niños, pues son niños escuálidos y marcados por las inclemencias de su vida lo que en las viñetas aparecen; no importa los terribles actos que éstos estén cometiendo.
Bien que tal vez este no sea el Soldado Desconocido que los lectores esperaban. También se podría cuestionar que su identidad se conozca desde el principio, pero al final nada de eso importa.
Ante un material tan serio, valiente y sincero, todo el mundo debería considerar cuanto de valor hay en esta colección. Porque, ¿qué mejor manera de concienciar que con un grito de auxilio para África colocado ante los ojos de un lector de media veinteañero? UNKNOWN SOLDIER nos muestra algo que debemos recordar, que por desgracia no todos los niños tienen la misma suerte en este a veces tan cruel mundo.
“Aquí no hay más alta autoridad que el arma de ese niño. Algo empieza a machacar en mi cabeza.”- Dr. Lwanga Moses.